Sheri Madigan, Doctora de la Universidad de Calgary, es la autora de estudios recientes sobre sobre el consumo de las pantallas en las edades infantiles. Las conclusiones sacan a la luz la relación existente entre estas y el desarrollo de los niños, haciendo una comparativa bastante esclarecedora: «Los padres pueden pensar en las pantallas como si les dieran comida basura a sus hijos: en pequeñas dosis no es tan malo, pero con exceso tiene consecuencias»

Somos conscientes de que el uso de las pantallas en edades tempranas repercute negativamente, pero a menudo el día a día nos lleva a usarlas con los más pequeños, cada familia con su circunstancia. Aún así, no está de más que tengamos presente en qué puede afectarles un uso excesivo o usarlas antes de tiempo.

Estimulación Temprana

En niños menores de 2-3 años, su uso puede influir en su DESARROLLO COGNITIVO: disminuye la capacidad de resolución de conflictos, interfieren en la calidad de los procesos de atención (los estímulos que reciben son muy intensos, cambiantes e inmediatos, lo que hace que el niño modifique constantemente su foco atencional, no existan prácticamente los tiempos de espera y no sea él quien regule su actividad atencional), en su desarrollo conductual (se relaciona en muchas ocasiones con dificultades de autocontrol) y el desarrollo del juego creativo y simbólico.

Estimulación Temprana

Limitan la CAPACIDAD DE EXPRESIÓN Y COMUNICACIÓN con el entorno. Las pantallas carecen de turnos comunicativos, por tanto se limita la expresión oral del lenguaje y la intención comunicativa con lo que les rodea.

Estimulación Temprana

Restan INICIATIVA, restringen INTERESES y limitan la CAPACIDAD DE EXPLORACIÓN. Los niños en edades infantiles necesitan movimiento, actividad física y curiosidad por el entorno para consolidar su desarrollo. El uso de pantallas en exceso o como alternativa lúdica reduce estas oportunidades.

Estimulación Temprana

Pueden relacionarse con algunas dificultades en el SUEÑO INFANTIL. El uso de las pantallas altera la calidad del sueño y la regulación de las horas del mismo, generan sobre-excitación y su luz altera la producción de melatonina del cerebro.

Estimulación Temprana

Repercute en LA VISIÓN (fatiga visual, cefaleas…). Hay estudios que ya relacionan el excesivo uso de las pantallas en edades infantiles con un riesgo de miopía entre los dos y los cuatro años de edad.

Estimulación Temprana

Afectan al DESARROLLO SOCIAL Y EMOCIONAL. El tiempo que pasan centrados en una pantalla es atención que le restan a su entorno, a las personas que hay a su alrededor y a su capacidad para interactuar con ellas.

Lógicamente, viven en un mundo tecnológico y esto no podemos dejarlo al margen. Por eso conviene que tengas en cuenta algunas cosas:

  • Si quieres que las usen un ratito, mejor dale una función (juegos didácticos, bailes…). Puedes plantearlo circunstancialmente como un refuerzo, por ejemplo, un premio; con tiempo muy limitado (en mayores de 5 o 6 años, es mejor que pactéis el tiempo previamente), bajo tu supervisión e interacción contigo.
  • Una vez más, tú eres su modelo, cuida el uso que le das a las pantallas delante de ellos.
  • No dejes a su alcance móviles o tablets; raciona y controla su uso tú.
  • No las utilicéis antes de dormir.
  • Evita que su uso sea una estrategia para calmarle o para conseguir algo (como la hora de comer, vestirse, el baño, negociar…) 
  • Que no supere el uso diario recomendado. Aunque lo ideal sería reducir al máximo este tiempo en cualquier edad y que sea mínimo:

2 - 5 años

media hora

7 - 12 años

una hora

12 - 15 años

una hora y media

  • El uso de pantallas está desaconsejado en su totalidad a menores de 24 meses.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× WhatsApp